Habitharas

Slow Life en familia, vive una vida sin prisas con los que más quieres.

 

Comienza a disfrutar de tu vida de una manera más lenta.

 
Haz del entorno parte de tu vida.

 

El slow life es una tendencia que ha crecido mucho en los últimos años y tiene un solo objetivo: vivir la vida sin prisas. Así es, dejar el estrés y los relojes para cambiarlos por tranquilidad y paciencia que nos ayude a vivir una vida más en armonía.

A priori, esto podría no sonar en línea con la idea de cuidar y criar a tu familia, pues los gastos y las responsabilidades que esto implica siempre traen consigo preocupaciones. Sin embargo, aquellos que ya saben y practican hoy una vida más lenta, nos dicen que el slow-living no se trata de hacer todo más lento, si no de “editar”, hacer “cortes” pequeños a nuestro día a día.

Por eso, si hoy quieres empezar a vivir más despacio junto con tu familia, toma en cuenta estos tres consejos para empezar a hacerlo.

 

  • Organiza tu tiempo y ayuda a tu familia a organizar el suyo.

Las horas del día pasan con rapidez cuando no organizamos nuestro tiempo. Seguramente muchas veces has sentido que tienes tantos pendientes y pocas horas al día.  Pero la gente que hoy practica el slow-life sabe que todo se trata de organización, de establecer horarios para tus actividades y además, para el uso de ciertas cosas.

Si hoy quieres empezar a vivir más lento, pon horas para usar tus aparatos electrónicos, para dedicarlas al trabajo, para usar el internet o ver la televisión y haz que los miembros de tu familia, organicen por su cuenta los suyos. 

De esta forma, te aseguramos que empezarán a ver más horas en el día para dedicar a ustedes.

 

  • El slow-living también es slow-eating.

Bien dice el dicho: eres lo que comes. La comida es uno de los aspectos más importantes de la salud de todos nosotros y por ello, uno de los pilares del slow-life es tener una alimentación sana, plena y equilibrada.

Ahora que comienzan a organizar su tiempo, comiencen también a usar ese tiempo extra para equilibrar su alimentación. Cambia tu lista de súper para agregar más productos frescos, saludables y de comercio agradable con la naturaleza, además de sacar las comidas rápidas del menú. Con el tiempo, comenzarán a ver que el slow-eating no solo les traerá mejor digestión, sino también más armonía y equilibrio.

 

  • Encuentra un lugar que te deje ir más despacio.

Algo muy cierto es que nuestro entorno influye mucho en la velocidad que llevamos en nuestras vidas. Las ciudad y sus bullicios terminan por convertirse en un espacio donde será muy difícil que encuentres formas de vivir la vida más despacio. 

Atesora los momentos.

 

Por eso, busca acercar a tu familia y a ti a la naturaleza, a lugares donde el equilibrio con lo que se encuentra a tu alrededor sea fácil de encontrar.

Lugares como los bosques o campos abiertos son ideales para relajarse y comenzar a vivir en tu entorno.

Posiblemente este sea el “corte” más radical que tengas que hacer en tu vida y la de tu familia. Pero recuerda, estás empezando a vivir lento y no significa que tenga que ser una decisión de un día para otro.  Lo que nosotros te recomendamos es que hoy vengas y conozcas Haras, una ciudad ecológica de 1200 hectáreas de las cuales 800 son bosque.

Acércate, conoce las amenidades que ofrece Habitharas, encuentra el equilibrio para ti y tu familia en tu Casa en el Bosque.

Artículos relacionados

Historias del Bosque: Caminata

“Caminamos, exploramos. Pero además nos conectamos y reímos mucho.” (Ido 45 Años) Desde que decidí vivir en el bosque mis días comienzan de una forma